Jugar al aire libre: ¿Evitando riesgos, reducimos beneficios?

15/04/2015. Categorías: Artículos de otros

Early childhood Australia es una organización sin ánimo de lucro que trabaja y se involucra en todo aquello que pueda mejorar la vida de los niños y niñas. Anualmente publican una recopilación de artículos que suelen ser muy interesantes.

 

En uno de estos recopilatorios encontramos un artículo sobre el que hacía tiempo queríamos escribir y al ver que prácticamente todo lo que os queríamos compartir se explica ampliamente en ese artículo pensamos que era mejor traducirlo íntegro.

Estamos muy contentas de poder ofrecerte la traducción de un artículo que consideramos muy valioso por las referencias y soportes científicos que aporta. 


El documento aporta conclusiones muy interesantes sobre la importancia del juego en el aire libre y sobre las competencias que de él se desprenden. Aborda también el tema de la capacidad de los niños y niñas para asumir y gestionar riesgos. 

 

Debido a la extensión del documento, lo haremos llegar en 2 entregas.

 

Os dejamos el enlace al documento original en inglés por si puede resultar de vuestro interés.


Jugar al aire libre - ¿Evitando riesgos, reducimos beneficios?

 

Travis Swan - Flickr

 

En el campo de la primera infancia, el juego ha sido reconocido sobradamente como un importante vehículo para el aprendizaje y desarrollo de los niños. El juego es un aspecto importante en la vida de los niños, que refleja su situación social y su contexto cultural. En consecuencia, los cambios dentro de estos contextos impactan tanto en la naturaleza como en la calidad de experiencias de juego.

 

El objetivo de este artículo es examinar el juego al aire libre bajo la luz de factores sociales y ambientales que han impactado en experiencias de juego de los niños, sobretodo en la cultura urbana Occidental. 

 

A tal efecto, se ofrece una revisión de la literatura desde 1990 basándose en los resultados de una variedad de disciplinas y argumenta que las experiencias estimulantes y desafiantes relacionadas con el riesgo físico son un aspecto importante y necesario para un crecimiento y desarrollo saludable de los niños; pero la sociedad, factores institucionales y educativos aplican implícita y explícitamente presión sobre el personal de la primera infancia para eliminar o minimizar experiencias que implican riesgo físico.

Se accede a la literatura revisada a través de bases de datos electrónicas (EBSCO, OVID, Science Direct) e incluye la investigación empírica y otras fuentes académicas tales como puntos de vista facultativos para proporcionar un amplio debate de las cuestiones pertinentes. También se considera el significativo papel que han tenido los ajustes de los profesionales de la educación infantil para promover oportunidades para la gestión de los riesgos en el contexto de estimular las salidas al aire libre.

 


El valor del juego


Ha habido una considerable investigación de documentación sobre el vital rol del juego en el fomento de un crecimiento óptimo, el aprendizaje y el desarrollo en todos los dominios-físicos, cognitivos, sociales y emocionales de la infancia (Fisher, 1992; Isenberg y Quisenberry, 2002; Stine, 1997). El juego proporciona un vehículo a los niños, tanto para desarrollar como para demostrar conocimientos, habilidades, conceptos y disposiciones (Dempsey Y la helada de 1993; Isenberg y Quisenberry, 2002). El juego proporciona un contexto no amenazante a los niños para aprender habilidades que serán necesarias para la vida adulta (Bjorklund, 1997; Bruner, 1972). A través de sus interacciones con el medio ambiente durante el juego, los niños toman el control y finalmente el dominio sobre sus cuerpos desarrollando y aprendiendo nuevas habilidades y conceptos. Descubren el mundo, y aprenden sobre sí mismos y sobre los demás interaccionando en una gran variedad de situaciones sociales. Jugar también facilita el desarrollo del lenguaje, el pensamiento creativo, la resolución de problemas, y ayuda a los niños a lidiar con la complejidad y las emociones que se desprenden al competir (Dempsey y la helada de 1993; Wyver Y Spence, 1999; Zeece y grajos, 1993).


Por otra parte, los niños de hoy están creciendo en una época donde cada vez se pone más énfasis en los logros académicos y la importancia de los primeros años para el aprendizaje. Recientes contribuciones en la investigación del cerebro han proporcionado mucho apoyo a los primeros años como un periodo para la optimización del aprendizaje en todas las áreas. Las primeras experiencias de los niños y las interacciones, incluso durante el juego, afectan la forma en que el cerebro se desarrolla y ayuda a dar forma a su estructura (Shore, 1997). Dentro de esta investigación se ha reconocido la importancia del juego como un "pilar para el desarrollo, un vehículo para aumentar las estructuras neuronales, y un medio por el que todos los niños deben practicar las habilidades que necesitarán en su vida posterior" (Isenberg y Quisenberry, 2002, p. 33).


El juego ha sido tradicionalmente la base de una buena práctica en la educación infantil. Mientras actualmente en la práctica no se hace ninguna distinción entre el juego y otras experiencias que fomentan la educación infantil, las oportunidades de juego de composición abierta dirigidas por los niños en un ambiente rico aún son vistas como una parte muy importante e integral de práctica de la educación de la primera infancia (Stonehouse, 2001).


La importancia del juego como una parte esencial en la vida de todos los niños y niñas también ha sido reconocida por las Naciones Unidas Convención sobre los Derechos del Niño. El artículo 31 apoya el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, así como para participar en el juego y las actividades recreativas propias de su edad (Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos , 1990). Sin embargo, las últimas décadas se ha observado una disminución constante de oportunidades de los niños para jugar, especialmente juegos al aire libre (Rivkin, 1995).


Pellegrini y Bjorklund (2004) argumentan que, el estilo de vida de la mayoría de los niños occidentales de clase media ofrece no sólo seguridad, sino que también implica mucho tiempo en escolarización, actividades lúdicas estructuradas y horas de televisión, lo cual conduce a cambios cuantitativos y cualitativos del juego de los niños. Aunque Pellegrini y Bjorklund argumentaron que estos cambios pueden tener impactos sutiles en el desarrollo infantil, es igualmente plausible que los cambios son profundos y negativos- si no para todos los niños, al menos para algunos subgrupos.

 

Foto La Vanguardia

 


El estado actual de los juegos al aire libre


En un mundo en constante evolución, los factores sociales y ambientales han tenido un gran impacto sobre las oportunidades de los niños para jugar al aire libre. Donde una vez los niños pudieron pedalear sus bicicletas por la calle, jugar al escondite, juegos de pelota o disfrutar de otro pasatiempo al aire libre sin tráfico, ahora estas áreas y oportunidades de juego para los niños son muy limitadas . Los niños ahora están confinados a patios o parques locales, lugares relativamente seguros para jugar, pero incluso esto está cambiando. Con el crecimiento de la población, el aumento de la demanda de vivienda en muchas áreas, particularmente en zonas urbanas, provoca que los espacios lúdicos infantiles se estén viendo muy afectados. Las viviendas son cada vez más pequeños y la alta densidad de población es cada vez más prevalente. Combinado con la disminución de oportunidades para que los padres pasen tiempo supervisando y participando en el juego de sus hijos a causa del aumento de los compromisos en el trabajo, obtenemos una gran reducción de las perspectivas de los niños en la participación de juegos en el aire libre (Play Consejo de los Niños, 2002; Rivkin, 1995).

Wsilver - Flickr

Sumado a ello, la disminución de las experiencias de juego al aire libre se han atribuido a los miedos de los padres por la seguridad de sus hijos. Una encuesta del Reino Unido encontró que, mientras que el 91% de los adultos encuestados reconocieron la importancia del juego al aire libre, el 60% declaró que estaban preocupados por la seguridad de sus hijos cuando se juega en lugares públicos ( McNeish y Roberts, 1995, citado en Valentine & McKendrick, 1997). omo resultado, los padres instauran mayores restricciones a las actividades de los niños. Sus temores han contribuido a una tendencia en el desarrollo de una crianza sobreprotectora, de modo que el mundo es visto como un lugar inherentemente peligroso donde los niños necesitan ser protegidos (Reproducción Nacional Los campos de Asociación, de juegos para niños y PlayLink Consejo, 2000; Furedi, 2001). En esta preocupación por la seguridad existen una serie de niveles, incluidas las cuestiones relacionadas con la seguridad como resultado del aumento del tráfico y el 'peligro de los extraños' (Valentine & McKendrick, 1997), así como aquellos relacionados a posibles accidentes por el uso de juegos y otros equipamientos (bicicletas, patinetes, etc.). 


Los padres siempre se han preocupado por la seguridad y el bienestar de sus hijos, pero también de manera exagerada de los riesgos involucrados en muchas actividades comunes de la infancia que han dado lugar a negar a los niños la oportunidad de participar en muchas actividades útiles que facilitan su aprendizaje y desarrollo (Furedi, 2001). Furedi cree que esta percepción de riesgo como algo malo que hay que evitar es un fenómeno reciente, mientras que en otra época "tomar riesgos fue visto como un aspecto desafiante de la vida de los niños" (Furedi, 2001, p. 25) . Los riesgos del juego suelen ser aquellos que implican altos niveles de actividad física, y Pellegrini y Smith (1998) argumentan que los padres son a menudo ambivalentes sobre la participación en estas actividades de sus hijos y es potencialmente fácil convencer a los padres para restringir los niños en la práctica de juegos físicos que implican riesgos.


En realidad, y sin embargo, el riesgo es un tema complejo, que requiere una consideración de lo que hacen los niños, de los riesgos involucrados, de la probabilidad de éxito o fracaso de las mismas habilidades, y de la gravedad de las consecuencias negativas en comparación con los resultados positivos. 


Lo importante es cómo se están construyendo estas experiencias para permitir la transferencia gradual de la gestión del riesgo a los niños. Mediante la exposición de riesgos cuidadosamente gestionados, los niños aprenden buenos criterios en la evaluación de riesgos por sí mismos, construyen su autoconfianza así como la capacidad de recuperación; todos aspectos importantes para su eventual independencia (Play Consejo Infantil, 2004).


Más allá de eso, hay una creciente cultura de litigios que se ha traducido en la eliminación de equipos de juego en muchos lugares públicos y un miedo creciente entre cuidadores y educadores, responsables de cualquier lesión (aunque menor) que pueda sufrir un niño (Play Consejo de los Niños, 2004; Departamento de Cultura y Medios de Comunicación Deporte [DMCs], 2004; Nuevo, Mardell y Robinson, 2005; Pastor, 2004). Nuevo et al. (2005) sugiere que estas preocupaciones son realmente un impacto sobre la capacidad de los educadores de la primera infancia para ofrecer muchas experiencias valiosas que fomentan el desarrollo y el aprendizaje de los niños. "Ya sea por temor de que los niños en realidad lleguen a sufrir daños graves o, más probablemente, para evitar acusaciones de irresponsabilidad, los maestros ahora mantienen una supervisión constante de actividades infantiles, incluso desanimando o evitando las actividades potencialmente" inseguras "(Nueva et al., 2005, p. 4)".

 

Risky play - Pinterest


Los problemas con esta respuesta a la seguridad y el miedo de los litigios hacen que las oportunidades de juego físico para los niños se vuelvan tan estériles y poco estimulantes que los niños realmente pueden ponerse en mayor riesgo de lesión en su intento de inyectar una poco de emoción en la actividad (DCMS, 2004). Estas acciones niegan a los niños la oportunidad de aprender sobre los riesgos y sobre cómo gestionarlos en el mundo real. (Shepherd, 2004). Por otro lado, los niños deben conformarse y adoptar una postura sedentaria para jugar y paradójicamente, quieren evitar riesgos, los exponemos a otros más Sinestro asociados a enfermedades crónicas debido a una actividad reducida.

 

Foto La Vanguardia

La evidencia experimental con niños en edad preescolar (Smith & Hagan, 1980) y niños en los primeros años escolares (Pellegrini y Davis, 1993) demuestra que los niños que han sido privados de la actividad física durante periodos concretas, cuando se ' ls da la oportunidad, se involucrarán en el juego físico de manera mucho más intensa y desequilibrada. Este efecto de privación se encontró que era más profundo para los chicos que para las niñas, y sugiere que la reducción de los riesgos estratégicos que restringen el juego físico son propensos a tener un impacto directo en la calidad del juego.


Los niños y niñas buscan naturalmente un reto y, a pesar de que el adulto se preocupe, participan en la toma de riesgos ya medida que expanden su visión del mundo y desarrollan una comprensión de sí mismos y de los demás, se esfuerzan para ganar competencias en una amplia gama de habilidades (de juegos infantiles del Consejo, de 2004; Stephenson, 2003).

Risky Play - Washingtonpost


La importancia de la toma de riesgos para fomentar el aprendizaje y el desarrollo de los niños en el contexto de experiencias de juego al aire libre se examinará más ampliamente en la próxima entrega de este artículo.

Añadir un comentario