Portes gratuitos a partir de 60 € de compra (en España peninsular). Entrega en 24/48 horas.
Portada del blog
Ideas para juegos de movimiento dentro de casa

07 de Octubre de 2021 Categorías: Especial Jugar i Jugar

Ideas para juegos de movimiento dentro de casa

Foto portada: Bilibo

El movimiento es un vehículo fundamental de la infancia, es algo necesario e innato que todos y todas llevan dentro, aunque esto no quiere decir que se manifieste de la misma manera en cada persona. Los niños y las niñas normalmente necesitan moverse mucho más que una persona adulta, esto es algo que salta a simple vista y la respuesta a eso es simple: tienen otras necesidades.

¿Qué ha afectado al movimiento corporal de la infancia  en los últimos años?

Nunca antes en nuestra historia las niñas y los niños habían estado tan quietos durante tanto tiempo. Desde bebés, pasan muchísimas horas en hamacas, la silla del coche, el cochecito de paseo, el balancín… Y aunque cada vez hay más y más escuelas infantiles que usan el suelo como un espacio maravilloso para que el niño o la niña se desarrollen en libertad (ole y ole por esas personas acompañantes tan maravillosas), todavía por desgracia hay lugares en los que la práctica sigue siendo alejada de esas necesidades.

Más adelante, cuando tienen edad y necesidad de jugar fuera, por los motivos que sean, no les dejamos jugando fuera con sus iguales y a eso hay que sumar que venimos de una época de pandemia, en la que se han visto relegados a desplegar todas sus habilidades dentro del hogar. Espacios reducidos, con menos capacidad para explorar con el cuerpo tanto como necesitan y que ha condicionado su capacidad de moverse. Porque para moverse, es necesario salir fuera, a la calle, al parque, al campo, a la plaza… ¿verdad? Pero, ¿y si cambiáramos la mirada?

Foto: wobbel board XLbarras de equilibrio con soporte

¿Cómo facilitar el movimiento en casa? 

Nosotras somos grandes defensoras de dejar espacio para propuestas de movimiento dentro de casa, pero nunca como sustituto del movimiento en el exterior (que es estrictamente necesario), sino como una opción más de juego en sí misma. Tendemos a pensar que en casa el juego tiene que ser tranquilo, más pausado, pero bien mirado, se puede tener mucho movimiento entre cuatro paredes también. 

Pese a lo que solemos pensar, el movimiento no genera estrés ni altera en sí mismo, sino que lo que marca la diferencia es la energía que se pone en el juego: no es lo mismo cuando añades energía adulta en la actividad y les excitas (jugar a lanzarle por los aires o a peleas, a hacer cosquillas...), que cuando están solas/os. En esos casos, juegan diferente.

Cuando están solas/os en un columpio dentro de casa, en un espacio seguro y de confianza, seguramente lo que hagan será probar formas de escalar, de sentarse, de balancearse, jugando con su hermana/o o con su amiga/o… El movimiento cadente les relaja en su balanceo o les reta, les permite ser más valientes. Además, hay niñas y niños que necesitan intimidad para probar con su cuerpo despacio, sin pensar que hay otros/as esperando en la cola, o mirando. Necesitan intimidad para probar habilidades motoras y ampliarlas, ganando confianza en sí mismas/os alejadas/os de la presión y desde luego, el hogar es un espacio maravilloso para ello.

Foto: columpio blando para interior y exterior

Además, hay que tener en cuenta que hay cierto tipo de movimientos que incluyen trepar, subir, escalar… pero que incluso dentro de este tipo de movimientos esenciales hay diferencias. No es lo mismo jugar a un juego de mesa que requiera movimiento (como el carrera de equilibrio o la carrera de huevos), que movimientos corporales de precisión como puede ser el tiro con arco. Incluso las diferentes formas de balancearse generan calma (movimiento de balanceo como una hamaca) o excitación (como es el caso del péndulo).

Dicho esto, no hay que  olvidar que hay otro tipo de movimiento que son quizás más pausados, como son lo juegos de arrastrarse, de mover las cintas de baile, el FlipyFlux Silver, el juego con pañuelos vaporosos y ligeros (para que te dé tiempo a lanzarlo al aire y hacer algo hasta que cae)...

Tenemos asociados el desmadre y el descontrol al movimiento y muchas veces es justo al contrario: la máxima expresión de que controlan el movimiento es que puedan quedarse quietas/os (juegos como el tulipán, por ejemplo, solo puede jugarlo niñas/os más mayores porque requiere quietud).  

Foto: FlipyFlux Silver

Nos gusta mucho al respecto el trabajo de Elfriede Hengstenberg, que introduce un contrapunto con su mirada, que viene a equilibrar y a dar énfasis en el movimiento a través de la consciencia corporal. Su propuesta es invitar a no dejarse ir, sino a la contención y a la concentración y por eso, aunque es un material fantástico para todo el mundo, es especialmente indicado para niñas y niños con déficit de atención, ya que les permite concentrarse a través del movimiento. Es así, hay niñas, niños y adultos que necesitan moverse para concentrarse.

Foto: Hengstenberg conjunto de 6 aros

¿Os hemos convencido? ¿Jugaremos más a movernos en casa a partir de ahora? ¡Esperamos que sí!

Añadir un comentario

¿Necesitas ayuda?

Si tienes cualquier duda sobre productos, envíos, entregas, etc. mira en preguntas frecuentes o contacta con nosotros:

Te atenderemos de lunes a viernes de 8:00 a 15:00 hrs.