Portes gratuitos a partir de 60 € de compra (en España peninsular). Entrega en 24/48 horas.
Portada del blog
¡Dejadnos un poquito en paz!

14 de Abril de 2022 Categorías: Especial Jugar i Jugar

¡Dejadnos un poquito en paz!

Una de las partes más difíciles de la p/maternidad es aceptar a nuestros hijos e hijas tal como son, sin etiquetarlos ni juzgarlos. Sin proyectar nuestra perfección ni llenarlos de etiquetas.

De la infancia se dicen muchas cosas muy buenas. Pero paralelamente hay otro relato que se impone con mucha más fuerza y que consiste en encasillar a las niñas y niños fijándonos en un aspecto remarcado de su personalidad. Es algo bastante injusto porque todas las personas, niñas, niños y también adultos, somos muchas cosas, no solo somos aquello que más llama la atención de nuestra forma de ser.

Los adultos además hacemos trampa. Cuando nos referimos a las niñas y los niños decimos unas cosas y luego, cuando esa misma persona se convierte en adulto, puede ser que nos refiramos a ese aspecto de su personalidad de una forma muy distinta. Porque amigas y amigos, no podemos negarlo, somos perfectamente capaces de transformar una etiqueta que tiene una connotación negativa en algo positivo si la aplicamos a un adulto.

¿Qué cambia?, ¿puede ser una especie de superioridad inconsciente hacia la infancia?, ¿será que de adultos conseguimos aceptar mejor los rasgos característicos de otro adulto?, ¿puede ser que subestimemos la capacidad de comprensión de los niños/as?

No tenemos ni idea, pero mirad lo que nos ha salido después de hacer un ejercicio muy sencillo. Hemos pensado en las típicas etiquetas que plantamos a las niñas y los niños y nos hemos imaginado lo que diríamos a esa misma persona en versión adulto/a. Este es el resultado.

Etiquetas que asignamos a la infancia:Lo que nos esforzamos a decirnos entre adultos:
Inquieta/o

Le gusta el riesgo, la aventura y se atreve.

Miedoso/a

Prefiere la prudencia y la cautela.

Revoltoso

Tiene curiosidad y ganas de descubrir cosas nuevas.

No para de hablar

Tiene muchas habilidades sociales y de comunicación y se expresa en público sin miedo.

Poco sociable y tímida/o

Le gusta observar y elige muy bien sus amistades.

Aprovechando la celebración del día de la niña y del niño, nos gustaría ir más allá de romper con todas esas etiquetas que pesan sobre la infancia. Queremos que como adultos asumamos la responsabilidad de la fuerza que tienen nuestras palabras y que nos lancemos a cambiarlas.

Como sociedad, hemos hecho un recorrido muy grande aprendiendo a identificar comentarios y actitudes machistas, racistas o discriminatorias. Sin embargo, seguimos etiquetando a la infancia como si no tuviera importancia ni repercusión. Y, aunque sabemos que no es fácil, podemos cambiar nuestra mirada y nuestra forma de expresarnos. ¡Es cuestión de práctica!

¿Y qué hago para no etiquetar?

  1. Identifica las etiquetas que tienes integradas para evitar utilizarlas. Si se te escapa no te preocupes, porque solemos darnos cuenta cuando las decimos. Los cambios necesitan tiempo.
  2. Elimina el verbo “SER” de la ecuación. No “ES” inquieto/a, le “GUSTA” moverse, “NECESITA” moverse.
  3. No te refieras en público a las niñas y los niños asignando etiquetas, es mejor no decir nada sobre ellos y ellas.
  4. No hay necesidad de justificar a tu hija/o por cómo es, muchas de las etiquetas las utilizamos para justificarlo delante de otro adulto.

Te proponemos desterrar todas las etiquetas y, si no puedes resistirte, etiquetanos a nosotras en tus publicaciones ;)
#jugarijugar #juguetesparavivir

¡Feliz día de la niña y del niño!

Añadir un comentario

¿Necesitas ayuda?

Si tienes cualquier duda sobre productos, envíos, entregas, etc. mira en preguntas frecuentes o contacta con nosotros:

Te atenderemos de lunes a viernes de 8:00 a 15:00 hrs.