EL JUEGO EN CASA DE GEMMA FILLOL

Carmen y Claudia Carmen y Claudia escribió esto el 11/10/2018. Categorías: Crónicas del juego

Con la misma alegría y el entusiasmo de los niños, estrenamos sección en nuestro blog para acercaros más al juego de calidad; ese que nutre, que propone, que respeta y sostiene el crecimiento de nuestros niños y niñas.

Desde Jugar y Jugar soñamos con la idea de dar al juego el espacio que merece y para ello estamos trabajando en varios proyectos que os muestren de forma clara, que jugar es tan importante como comer, dormir o respirar.

Para ello, vamos a visitar varios espacios de juego en la intimidad de casas de personas que aportan visiones muy diversas, y que nos inspiran cada día con su forma de hacer, sentir y jugar.

¿En qué lugar queda el juego en su vida?
¿cómo lo plantean? ¿qué materiales ofrecen a sus hijos?
y el espacio, ¿cómo lo han pensado?

Gemma Fillol es la mente inquieta que ha creado la comunidad para mujeres emprendedoras @extraordinaria. Organiza eventos, crea sinergia y dota de entusiasmo a todas las personas con ganas de seguir aprendiendo y creciendo.

La  siempre auténtica, juguetona inquieta y alegre Gemma Fillol

Nos da la bienvenida en su casa de Barcelona, con esa sonrisa que tanto la caracteriza, en sus brazos Jan, su hijo de trece meses. ¡Vamos a ver qué nos cuenta!

¿Hola Gemma, que alegría estar en vuestra casa, qué edad tiene Jan?

¡Hola! Jan tiene 13 meses

¿Qué es lo que más le gusta hacer en este momento?

Lo que más hace es moverse sin parar, aun no camina, pero no tenemos prisa por que lo haga, gatea y no para, vacía cajones y le vuelven loco las imágenes conocidas de él mismo, nuestras, de los abuelos o mirar cuentos.

¿Alguna vez habéis buscado información sobre el juego? O sobre ¿qué debería hacer Jan según su edad?

La verdad es que no, pensamos que el juego es algo muy orgánico y muy natural, tanto mi pareja como yo nos hemos dado cuenta de que es el propio Jan el que nos indica en todo momento lo que necesita y nosotros solo procuramos proporcionárselo. Hay veces que se pasa más rato con un trozo de papel arrugado que con un juguete.

Ahora que os lo explico, la verdad es que en eso de acompañar el juego mi madre me ha acompañado y explicado muchas cosas.

A Jan, como a todos los bebés y niños pequeños, le encanta mirar imágenes de
personas reales y conocidas y aunque no se reconozcan en una foto de ellos mismos
siendo más pequeños, adoran las imágenes de bebés.

Jan ahora está en plena fase de descubrir su cuerpo y el movimiento, de hecho es lo que le toca hacer, no parar más que para comer y dormir pero a veces los padres no tienen esta información ¿te ha preocupado que sea demasiado “movido”?

Para nada, Jan es él, es un poco “destroyer” y creo que cada uno es como es y que preocuparnos no serviría de mucho porque ser activo forma parte de su carácter, igual que ser súper expresivo o cariñoso, es algo que no pretendemos ni queremos cambiar para nada porque no lo vemos como negativo.

 

En Jugar i Jugar, con frecuencia recibimos consultas de familias que tienen un niño que es muy movido y lo que buscan son materiales que contrarresten, como un puzle de encajes u otros juegos que promuevan “la quietud” ¿vosotros lo habéis intentado?

Nosotros si queremos que esté tranquilo intentamos darle un cuento para que lo mire pero él para nada se está sentado tranquilo (risas).

Pero vemos que lo vivís con alegría y naturalidad.
Sí, claro, no podríamos vivirlo desde otro sitio, porque con él todo es vida.

En realidad, Jan es pequeño para estar concentrado mucho tiempo, él ahora se concentra a través del movimiento, por ejemplo, ¿sabías que gatear es súper importante para su desarrollo?

Bueno, sabemos que es importante para fortalecer la columna y para prepararse para caminar, pero no se mucho más.

 
Sí, y también porque el patrón cruzado cuando caminan le aporta al cerebro información importante sobre orientación, equilibrio y lateralidad y hay estudios que confirman que los bebés que gatean les ayuda más adelante en la lectoescritura.

¿Ah sí? ¡Eso no lo sabía!

Jan es un gateador experto, su juego principal es moverse y en la foto se observa el arrastre del
dedo pulgar del pié, que es, junto con el dedo índice de la mano, el que le indica en todo momento
la posición en la que está su cuerpo respecto al espacio. Estos dos dedos proporcionan mucha
información al cerebro sobre lateralidad y equilibro y es su punto de referencia para adoptar nuevas
posturas como ponerse de cuclillas para posteriormente pasar a estar de pie.

En esta imagen vemos como aguanta perfectamente el equilibrio de cuclillas, una postura vital para poder ponerse después de pié y caminar. Para ellos pasar de gatear a ponerse de cuclillas es un paso complicado porque los saca totalmente de su zona de confort pero ellos lo hacen con alegría y entusiasmo.
Para esta etapa es genial que, si el tiempo lo permite, puedan ir descalzos porque así los pies se desarrollan mucho mejor.

Observando a Jan nos viene una frase de Rebeca Wild a la cabeza:

“Nunca como en la infancia se es tan valiente como para abandonar la comodidad de lo conocido para lanzarse a nuevas aventuras cuyo objetivo y resultado son desconocidos.”

Rebeca Wild

Vemos que Jan es dueño de toda la casa, como todos los gateadores, todo lo que está a menos de medio metro del suelo es su territorio y él necesita explorar y desplazarse por “su terreno” que es toda vuestra casa, claro, pero cuando hemos entrado a su habitación hemos visto como realmente entiende este espacio como suyo y ha comenzado a explorar, gatear y ostras, ¡vemos que ya se pone mucho de pie!

Sí, Jan se mueve por toda la casa, tenemos que estar atentos porque ¡puede llegar a cualquier rincón! En su habitación pasamos momentos bonitos, mirando cuentos, vaciando el mueble de los juguetes y volviéndolo a llenar, y sí, se pone de pie sujetándose de los barrotes de la cuna, de nuestras piernas…

El juega en toda la casa, también tenemos un rincón en el comedor con algunos juguetes para que explore pero su habitación es sin duda un lugar especial.

 

¿Recuerdas a qué jugabas cuando eras pequeña?

A mi me encantaba jugar a muñecas y además jugué hasta casi los 15 años y con las muñecas viví diferentes etapas de mi infancia y adolescencia y conservo un recuerdo precioso de ello.

Mi madre siempre me dice que yo disfrutaba mucho del juego imaginativo y me entretenía mucho sola.

También me gustaba bailar e hice de todo, clásico, contemporáneo, jazz y le hacía shows a mis padres para los que cobraba la entrada.

Gemma mantiene ese espírtu juguetón, es muy expresiva y comunicativa y Jan parece
que ha heredado sus dotes artísticas y expresivas.

¿Crees que tu profesión guarda alguna relación con el juego que hacías cuando eras pequeña?

Creo que sí, porque todo lo que es comunicar formaba parte de mis juegos desde niña y siempre lo hice de forma muy natural.

 
¿Y jugabas en la calle?

No, pero mi madre es del campo, de Vilassa de Mar y tenemos una casa allá, pasábamos veranos y recuerdo jugar mucho con las cajas de plástico y de madera que había para transportar la fruta, con esas cajas hacíamos de todo.

 
¿Continúas jugando?

(risas) Bueno, antes vosotras me explicabais que el juego es una necesidad vital para los niños pero yo creo que también lo es para los adultos, yo como emprendedora tengo claro algo y es que cuando comienzo un proyecto, si no me hace sentir bien, no lo hago.

 
Para acabar, nos cuentas un poco ¿qué es para ti el juego y por qué crees que es importante?

El juego es el lenguaje de la creatividad, del talento y del aprendizaje. Solo cuando vemos a los niños y niñas lo damos como válido y es lo que nos hace falta como adultos para conectarnos con la riqueza que nos envuelve.

“El juego y la curiosidad son herramientas
que deberían de ser perennes en todas las facetas de la vida.
Quien quiere cambiar el mundo (o su mundo) debe experimentar y aprender
que no hay una única manera de hacer las cosas”.

Con frecuencia, me quedo mirando el diálogo entre el juego y el Jan y me doy cuenta que no hay nada más
fascinante que ver a un pequeño hacer cosas por primera vez. ¿Hace cuánto que no haces algo por primera vez?

 

¡SON UNOS MAESTROS!

Añadir un comentario