Jugar i jugar Tiempo para vivir

24/07/2011. Categorías: Especial Jugar i Jugar

Especial Jugar i Jugar

Vacaciones: tiempo para vivir

Se acerca el tiempo de vacaciones y en términos familiares esto significa muchas cosas. Días más largos, tiempo para estar juntos, planes que hemos tejido durante el año, que están ahí esperándonos en el cajoncito de las ilusiones, a punto para los días prometidos.

En muchos casos, nuestros pequeños y pequeñas tienen deberes escolares. Propuestas idealmente pensadas por edad, intereses o aprendizajes para consolidar. Lo cierto es que la vida cotidiana suele dejar cortos estos “deberes”. De entrada, porque no hay nada más importante que jugar, moverse, pasar tiempo al aire libre, cantar y bailar, inventar, reír y llorar, investigar, hablar, escuchar, callar. Dibujar, construir, imaginar, preguntar. Y cuando decimos importante, queremos decir vital en el sentido literal de la palabra.

¿Y leer, escribir, contar? También, también. Y cada día. Con acciones cotidianas, diversas y ricas para todo tipo de aprendizajes, como preparar la lista del mercado juntos: escribiéndola, leyéndola, ayudando a llenar el carro. Comparando precios, sumando la cuenta, calculando un descuento o repasando el cambio. ¿Os imagináis ejercicios más completos que éstos?

Y por otro lado... ¿qué consideramos realmente importante? La curiosidad, el entusiasmo, el interés, las ganas de descubrir el mundo. Que escriban la lista con pocos o muchos errores, pero con la ilusión de conseguirlo; que calculen las cantidades de los ingredientes y los pesen y los mezclen, aunque algun error fatal descomponga la receta, por un día.

De vez en cuando, que el resultado final no nos quite el sueño. Que podamos VER y VIVIR el proceso. Acompañarlo, sin dirigirlo; alimentarlo, sin corregirlo constantemente; respetándolo, sin juzgarlo.

Y de hecho los resultados llegan, si no es que el auténtico resultado es ya el propio recorrido. De nuestro acompañamiento depende, en parte, la seguridad, la confianza y la fuerza personal para descubrir, para aprender y para dejarse cautivar por el mundo.

Que siempre, siempre merece la pena.

Añadir un comentario