Viva las vacaciones de los niños y niñas

22/06/2016. Categorías: Artículos de otros

Se acabó la escuela y se impone la cantinela de siempre: que si ellos tienen 80 días de vacaciones, tiempo suficiente para dar la vuelta al mundo según Julio Verne, y nosotros 30 y gracias, y así no hay quien concilie, y bla bla bla.

 

Esto es del todo cierto, y pronto los calendarios escolares se acercarán un pelín más a los nuestros. Pero mientras tanto, y para variar, propongo tres acercamientos diferentes al tema.

 

El primero es que, objetivamente, para los niños es saludable una etapa en la que olvidarán los horarios esclavizadores del invierno, cuando a base de extraescolares a menudo tienen una agenda de ministro. Les conviene, aunque sea en actividades organizadas, romper rutinas, conocer otros compañeros, tomar el fresco, hacer deporte, hacer más de niños. Y si representa que los adoramos tanto, queremos lo mejor para ellos, es extraño que nos quejamos tanto de su verano, cuando suele ser la etapa más feliz para la mayoría. Y si no os lo creéis, pregúntadles a ellos a ellos, o intenta recordar tu infancia.

 

El segundo es que, ahora que no hay escuela, descubrimos que no debe ser fácil tener 25 de 9 a 5, y por tanto es un momento ideal para admirar a los maestros y agradecerles el esfuerzo, y esperar a que vuelvan con las pilas cargadas. Y quien no lo consiga, quien continúe sintiendo envidia por sus horarios, pues que se haga maestro, o que se plantee por qué no lo decidió en su momento.

 

Y el tercero es que ahora toca disfrutarlos. Los padres de hoy nos quejamos de que no los tenemos suficiente, que qué lástima que crezcan tan rápido, que no te das cuenta y ya se han hecho mayores, y que por culpa de la mala conciliación laboral y familiar los niños se pasan más tiempo con otra gente que con nosotros. Si representa que tenemos tan mala conciencia de verlos poco, no tiene sentido que justo ahora que los veremos más también lo lamentamos.

 

Empeñados en negativizar todo, a hacer de todo un problema, nos hemos pasado el invierno añorando el verano, así que sería muy estúpido que ahora nos pasáramos el verano esperando el próximo invierno.

 

- Carles Capdevila

 

Añadir un comentario