Portes gratuitos a partir de 60 € de compra (en España peninsular). Entrega en 24/48 horas.
Portada del blog
Cómo elegir la casita de muñecas perfecta

03 de Noviembre de 2020 Categorías: Hablamos de nuestros productos

Cómo elegir la casita de muñecas perfecta

Normalmente, y sobre todo cuando se acercan las navidades, recibimos muchas consultas sobre los juguetes de nuestro catálogo. ¡Nos encanta asesoraros! y poder charlar con vosotras y vosotros sobre la calidad de los materiales, la edad más adecuada para tal o tal propuesta, la diferencia entre unos productos y otros similares, productos que combinan maravillosamente bien... etc.

Una de las consultas que normalmente recibimos, de la que queremos hablaros hoy porque seguro que os interesa a muchas familias, se centra en cómo elegir la mejor casita de muñecas para vuestras hijas y vuestros hijos, ya que tenemos una amplia selección en nuestra web.

Hemos pensado por ello rescatar y ampliar un antiguo post del blog para compartir por aquí algunas de esas consultas, porque quizás algunas/os de vosotras/os tendréis las mismas dudas:

¿Es adecuada una casita de muñecas para una niña o un niño de dos años?

Siempre decimos, cuando nos hacéis consultas sobre la edad, que cada niño o niña tiene una dinámica de juego diferente y se siente atraído por un tipo de propuesta u otra. El mejor consejo que podemos daros para saber si es adecuado regalarles una casa de muñecas es que observéis bien y miréis si realmente lo que le interesa son las cosas pequeñitas.

De entrada, una niña o un niño pequeño de dos años está en plena fase de imitación y de movimiento, le gusta hacer todo lo que hacen los mayores: barrer, fregar, quitar el polvo, planchar, tender la ropa, lavar platos, cocinar, etc. ¡Son muy trabajadoras/es! (luego se les pasa, ya sabéis).

Foto: duendecillos articulados

Una casita de muñecas implica tener una buena psicomotricidad fina adquirida que en la mayoría de las ocasiones no ha desarrollado aún a esas edades, porque los muebles con los que tendrá que jugar son pequeñitos, los muñecos también y los espacios para desplazarse dentro de la casita también son pequeños. Es por ello que una niña o un niño de dos años, en principio, no está del todo preparada/o para poder representar el juego simbólico de la casita, ya que muy probablemente le caerán todas las piezas y se le moverán de sitio constantemente, generándoles malestar.

Jugar con la casita jugarán, porque les llamará la atención, pero corremos el riesgo de que se frustren mucho porque les caen las cosas y que acaben abandonando el juego rápidamente. Además, antes de los cinco años pudiera ser que algunas y algunos mostraran interés y tuvieran una buena psicomotricidad fina como para mover las cositas dentro de la casa (no es lo habitual), pero el momento álgido de este tipo de juego es cuando pueden crear escenarios que primero nacen en su imaginación, en su cabeza y luego son represnetados. Cuando florece esa imaginación, son capaces de elaborar historias, mover personajes... y que eso es a partir de los 5 años aproximadamente.

¿Y cómo saber cuándo es el mejor momento para regalar una casita?

Lo mejor es darles primero los personajes, los habitantes de la casita y observar qué ocurre, cómo juega, qué hace con ellos. Porque durante mucho tiempo, lo mismo es suficiente.

Las niñas y los niños más pequeños llevarán los muñequitos a todos sitios, los tirarán por el tobogán del parque, los pondrán dentro de una cesta para llevarlos a pasear... y en algún momento, sentirán la necesidad de crearles una casa con elementos que encuentren por donde pasen o incluso en el parque. 

Si sienten la necesidad de hacerles hogares, camas, cabañas… se las apañarán con cajas de cartón, trozos de tela, cuencos de yute… y montarán sus pequeños minimundos con los objetos de su vida cotidiana. Si no, simplemente jugarán con los muñecos y ya está, sin más.

¿Y a qué edad ocurre eso?

Pues cada niña/o tiene su ritmo; hay quienes lo hacen a los 3 y otros a los 6, no importa. Lo importante, porque es saber que si no se interesan por eso, es porque seguramente están ocupadas/os en otra cosa y por mucho que les regaléis la mejor casita del mercado, es posible que no se sientan atraídas/os por ella y no jueguen tanto como os gustaría. Y no será cuestión de que os hayáis equivocado con el diseño de la casita (aunque las hay mejores que otras) sino del tipo de juego, que no va con sus intereses del momento

Foto: casa de hadas

Si ya tienen una casita de muñecas y veis que no la usa, lo mejor es retirarla y no dejarla cogiendo polvo. Seguid observando porque los niños y las niñas pasan por muchas fases de juego a lo largo de su vida y lo que no les atrae hoy, quizás les atraiga mañana. Y entonces, podréis volver a ofrecérsela sin problema, seguramente con  mucho más éxito.

¿Y cuál es la mejor casita de muñecas?

Esto puede sonar de locos viniendo de una tienda de juguetes, pero al menos en un principio, la mejor casita de muñecas es la que se fabrican las/os propias/os niñas/os, porque se la van inventando de acuerdo a sus necesidades. Y más allá de eso, porque en esa construcción de su casita perfecta, tienen que implicarse al 100% y conectar de forma inconsciente consigo mismas/os, explorar sus estados de ánimo, sus preferencias...

¿Quiere decir esto que si les regalamos una casita de muñecas vamos a coartar su imaginación? Pues no, tampoco es eso, pero para los inicios, son mucho mejores las casitas que presentan diseños muy sencillos y abiertos, cuanto más mejor, para que tengan elementos en los que puedan apoyarse pero que no limiten su mundo, sino que les dejen sobrepasar los límites. 

Por ejemplo, una casita de muñecas redonda compacta, la casita de muñecas compacta o la cabaña del bosque con corteza serán una buenísima opción, mucho mejor al menos para los inicios que la casa de muñecas con luz y parking, que es maravillosa pero mucho más adecuada para edades mayores cuando se sientan fascinadas/os por los detalles.

Esta tipo de casas, además, ofrece la ventaja de que son modulares, algo que nos ha costado encontrar en el mercado pero que por fin hemos encontrado. Es el caso de la mencionada cabaña, del parque de juegos transformable en casa o la casita de muñecas con corteza. En ambos modelos, las piezas pueden encajarse en varias combinaciones o usarse sueltas, de modo que amplia las posibilidades de construir la casa o cabaña que ellos y ellas quieran, según sus apetencias o necesidades en cada momento. O usar algunas para incluirlas en otros minimundos, combinarlas con bloques o planchas de madera... dejando libre su imaginación en cada momento. Eso nos parece muy interesante a la hora de jugar con este tipo de juguetes.

Foto: casa de muñecas redonda compacta

Foto: casita de muñecas con corteza

Si queréis añadirles complementos, para darles más juego, siempre podéis combinar los diseños más sencillos con los árboles de Ostheimer, que son maravillosos, o cualquier otro modelo de los que tenemos en la web. O incluso con cualquiera de las muchísimas piezas sueltas que tenemos en el catálogo para que puedan ir introduciendo elementos interesantes que les motiven: musgotroncos, cuentas de cristalpañuelosarena kinética… las posibilidades son verdaderamente infinitas.

Muchas veces tenemos en la cabeza que una casita de muñecas es un hogar, con sus muebles y sus estancias lo más semejantes posible a las casas donde vivimos: cocina, baño, dormitorio, salón… Sin embargo, este tipo de juego simbólico tan presente en muchas niñas y niños también puede desarrollarse en otros espacios.

Tenemos en la tienda, por ejemplo, varios modelos de granjas que resultan muy interesantes para muchos niños y niñas que tan atraídos se sienten por los animales. Dentro del juego simbólico, además, los animales pueden tener vivencias muy diferentes de las de las personas, ya que tienen permitido rugir, pelearse, atacar… cosas que en principio, las/os humanas/os no podemos hacer o no son propias de nuestra especie. Los animales hacen migraciones, trepan a los árboles, cazan, comen cosas raras…  y por tanto, las figuras de animales facilitan un juego riquísimo, que les brinda un campo inmenso para explorar no solo su imaginación, sino también conocimientos científicos.

En general, los niños y las niñas necesitan trasladar al juego todo lo que viven, necesitan llevarlo al terreno de la experiencia de juego para comprenderlo y hacerlo suyo, y para ello, no tienen que representar fielmente la realidad, de forma objetiva. Todo se mueve en el campo de lo simbólico y por eso, es bastante posible que utilicen también en ese ejercicio vital y expresivo estas figuras de animales, dotándolas de vida humanizada. 

Foto: granja rústica de madera

Dicho esto, hay niños y niñas que a medida que se hacen mayores, se sienten atraídos por los pequeños detalles y les gusta muchísimo que todo sea lo más realista posible. En esos momentos, podemos optar por diseños como la casita Holdie y sus complementos, que tienen un diseño intermedio que a nosotras nos fascina. 

Su sencillez no invade la imaginación pero aporta muchos elementos que a muchas niñas y muchos niños les encanta: la mantita de la cama, el cojín del sofá, la planta… pero de forma muy respetuosa con la imaginación. Además, el hecho de que sea transportable también nos parece una maravilla.

Y si queremos más detalle, siempre podremos optar por la casa de muñecas de Djeco, con todos sus muebles modernos y llenos de detalles, que harán las delicias de muchos niños y niñas seguro. O igualmente, la casa con luz y parking que hemos comentado ya en este post.

Foto: casa de muñecas con luz y parking

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de comprar la casita de muñecas?

Lo primero, como hemos dicho antes, es observar su juego. Una vez que penséis que una casita de muñecas será un buen acompañante de su juego simbólico, entonces os aconsejamos que tengáis en cuenta estos tres aspectos:

1.- Una de las cosas que nosotras vemos muy interesante y que recomendamos encarecidamente, es que sea una casita o una granja accesible por todos los laterales y que los espacios interiores sean suficientemente amplios para poder mover las figuras con facilidad. Esto permitirá además que jueguen en grupo, con amigos/as, hermanos/as o en clase, enriqueciendo en determinados momentos el juego.

2.- Que tenga una estética cuidada. Bien sea de diseño sencillo o más detallista, nosotras siempre pensamos que la estética de los juegos y juguetes que les ofrecemos es importante. Hay muchísimas casas de juguete en el mercado, un montón, y en nuestra web tenemos una selección súper cuidada porque también las hay horrorosas, con materiales de plástico, con colores estridentes… de las que recomendamos huir totalmente.  

3.- Y aunque nos ha costado bastante encontrarlas porque hay muy pocas, a nosotras nos encanta que sea posible montarlas de diferentes maneras, que sean modulares, como el parque de juegos transformable y la casita de muñecas con corteza que os comentábamso más arriba. Así el juego es más amplio y divertido porque el juego comienza por hacer el montaje de la casita, que puede ser totalmente diferente en cada caso y a gusto del niño o la niña que juega.  Esas son nuestras preferidas.

Añadir un comentario

¿Necesitas ayuda?

Si tienes cualquier duda sobre productos, envíos, entregas, etc. mira en preguntas frecuentes o contacta con nosotros:

Te atenderemos de lunes a viernes de 8:00 a 15:00 hrs.